Tras una actualización y limpieza de este foro comenzamos una nueva andadura. Para evitar publicidad y falsos usuarios se han borrado todos los usuarios no verificados que no tenían ningún mensaje. Rogamos a todos aquellos que lo deseen se creen el usuario de nuevo. Además se han solucionado los problemas para recuperar contraseña y borrar su propia cuenta. Más información en este mensaje.

De fiestas, orgias y otras morbosidades

Porque no todo es dolor y sexo.
Avatar de Usuario
mimi_sumi
Usuario verificado
Mensajes: 105
Registrado: 18 Oct 2012, 17:37
Género: Mujer
Rol: Sumiso
Sexualidad: Heteroflexible
Isla: Gran Canaria
Ubicación: Gran Canaria

De fiestas, orgias y otras morbosidades

Mensaje por mimi_sumi » 26 Oct 2014, 14:48

En el café mi amiga parecía estar mirándome fijamente como evaluándome y mientras, yo, algo incómoda apuro mi CocaCola Light. Después de un rato de buscado silencio me dice por fin con mirada grave:

—Bueno, ¿y no tienes nada nuevo que contarme?
—Pues, chica, la verdad es que ahora mismo no caigo en nada, ¿te refieres a algo en concreto?. — Pregunté mientras miraba distraída al nene de la mesa de al lado que jugaba con el chupete amenazando cada dos por tres con tirarlo al suelo.
—Jo, tía, no te hagas la inocente, que todos, y te aseguro que TODOS de TODOS, sabemos lo de tu fiesta.
—¿Fiesta?, ¿pero de qué fiesta me hablas?. Pregunto distraída mirando aún las cucamonas del infante.
—¿Cómo que qué fiesta?, ¿qué fiesta va a ser, mujer?. La del otro día, ¡la de la ORGÍA!. — La última palabra de la frase la dice chillando, lo que hace que todas las miradas vayan a nuestra mesa—. Que aún encima no te me hagas la inocente que se sabe de muy buena fuente.

No salgo de mi asombro mientras observo la cara de mi amiga, buscando una sonrisilla que rompa la escena surrealista que parece estarse desarrollando en nuestra mesa. Recorro la zona disimuladamente por si es una broma de las de cámara oculta.

—O-R-G-Í-A —deletreo lentamente—, ¿te refieres a fiesta de sexo desenfrenado de todos con todos?.

Mientras digo esto mi amiga me mira fijamente intentando hacerme sentir culpable como si me hubiera pillado en un renuncio.

—Si, claro, ESA, no te hagas la que no sabe nada, que estabas ahí y TODOS sabemos con pelos y señales lo que hicisteis.

Intento razonar con ella el asunto sin mucho éxito.

—Pero tú no te habrás creído que nosotros...

Ella habla más despacio como si yo fuera una niña a la que hay que explicar todo.

—Pero bueno, chica, que somos amigas, a mí me lo puedes contar tranquila, que no voy a ir por ahí contándoselo a nadie, aunque como te digo, los detalles ya los sabemos TODOS.

Yo balbuceo nerviosa palabras incoherentes que me hacen parecer aún más culpable.

—¿Quién...?, ¿por qué...alguien diría...?, ¿pero de donde salió eso...?, ¿pero tu... ves... ganas... esas... movidas?.

Mi amiga me mira como apesadumbrada, mientras me replica:

—Me duele en el alma que no te sientas tanto mi amiga para haberme enterado por otros en lugar de tí, la verdad tía, estoy MUY decepcionada con tu falta de confianza en mí, con lo discreta que soy yo siempre. ¿Por qué no me lo cuentas? Con lo que puta que has resultado ser, y yo, TU AMIGA, la última en enterarme. Grrrrrrrrr. Aunque sinceramente lo que me molesta sobre todo es que encima de pasároslo de órdago ¡NO ME HABÉIS INVITADO!. —Aquí hace una pausa estudiadamente dramática para que capte la profundidad de su dolor antes explotar con más recriminaciones—. ¡Pero qué mala amiga! ¡Qué mala amiga! Mala malísima...Yo no te lo hubiera hecho a tí. ¡JAMÁS!

Ante el chaparrón que me está cayendo permanezco en silencio sin dejar de repasar los detalles que recuerdo de la ya al parecer archifamosa fiesta sin encontrar nada que pueda calificarse de "orgia". Escucho a mi amiga echarme en cara mi conducta "de mala persona" tan convencida de lo que dice que empiezo a temer que tal vez me hayan echado en la bebida, esa bebida africana o sudamericana, como narices se llame, esa de la voluntad que luego no te acuerdas de nada al día siguiente... Burundanga, me suena que es. La luz llega a mi razón, tiene que ser eso, sin duda.. pero que c... , los muy c... Rezo para que al menos hayan tomado precauciones y no me hayan dejado preñada.
La voz de mi amiga interrumpe mis pensamientos cuando añade con voz triunfal:

—Y además está lo del vídeo guarro ese que circula por Internet. Sonríe como un gato que se ha comido un ratón. Se detiene para ver en mi cara el efecto de su afirmación. Lo sé también, parecen decir sus ojos.

Mi cuerpo se pone en tensión al oír que termina con un ¿pero tú eso ya lo sabías, verdad?

—¿Vídeo guarro?, ¿en serio?, ¿dónde está colgado?, ¿tu lo has visto?. Intento defenderme como puedo o me dejan pero sin demasiada convicción a estas alturas de la conversación.

Me siento presa de la ansiedad al darme cuenta de que no solo mis amigos han abusado a traición de mi en MI CUMPLEAÑOS sino que encima lo han grabado, colgado en Internet a saber donde, lo ha visto todo el mundo y ¡Y YO SOY LA ÚLTIMA EN ENTERARME!.

—Sí, claro que lo he visto. Bueno... en realidad no, pero da lo mismo es VERDAD, se sabe de muy buena fuente, que un amigo de un amigo de un amigo, de los que fueron invitados a la fiesta y no fueron, ha pasado la URL y aunque no ha querido darme la dirección me lo ha descrito todo, con pelos y señales, así que no me puedes ocultar ningún dato, LO SÉ TODO —y termina su discurso afirmando emocionada —. ¡Sin duda, fue una orgía memorable!, ¡lo dice todo el mundo! —Su sonrisa se hace más amplia cuando añade—. Te lo he notado en la mirada nada más llegar, a mi no me puedes engañar, pillina, pillina, que callado te lo tenías. Pero tía, ya sabes... para la próxima avisa, ¿eh?. ¿Para qué están las amigas si no es para avisarse unas a otras?.

Ante sus últimas palabras me quedo callada dando por terminado el chaparrón. En una tarde de café me he convertido de pronto en reina del porno duro, con vídeos guarros míos circulando por todo Internet que además ya ha visto todo el mundo. ¡¡¡ Pero, leñe, que puta puta soy!!! me repito una y otra vez, y lo que es peor ¡¡¡Y yo sin enterarme!!!.
Pies para qué os quiero, si tengo alas para volar.. Frida Kahlo

Responder